Sobrado, bien vale unas vísperas

De camino para Sobrado dos Monxes, es bueno hacer una pequeña parada en As Cruces, sobre todo si coincide la hora de comer. En Casa Manolo se puede degustar un estupendo cocido a muy buen precio. De allí nos desviamos a hacer una pequeña visita al Campamento Romano. A pesar de su abandono hay que desviarse muy poco para llegar a él y es una visita interesante.

 

Partiendo de As Cruces, en dirección a la Casa do Queixo (también se puede comer; dispone de un pequeño zoológico, museo,…recomendable sobre si vais con niños) hay un pequeño parque infantil de temática celta. Por lo menos uno de los pocos que conocemos en Galicia y que no tiene una clara referencia americana.

Pero lo más interesante de nuestro viaje, y lo que nos puede llevar tranquilamente una tarde, es el monasterio de Sta. María de Sobrado dos Monxes. Aparte de su referencia histórica y artística, nuestro interés se centra en la vida monacal, por eso recomendable hablar con alguno de los monjes (todos ellos encantadores y dispuestos a atender nuestras dudas). El monasterio es también albergue de peregrinos, lo cual crea un ambiente muy agradable y muy intercultural. Sorprendentemente suele haber bastantes peregrinos que deciden realizar el Camino Norte y hacer un alto en el monasterio. Tiene hospedería para todos aquellos que quieran retirarse y hacer vida monacal. El precio es económico y la comida, elaborada por los propios monjes, con un toque vegetariano. Se puede participar en las oraciones de la liturgia de las horas. Esta participación es muy agradecida por parte de los monjes y son oraciones totalmente abiertas a la gente. La gente que participa en las mismas crea un ambiente muy espiritual pero a la vez muy cercano. Incluso desde una perspectiva no creyente suelen ser impactantes.

 

Tanto si decidís quedar en la hospedería como sólo pasar una tarde, no dejéis de acercaros a la laguna, a 1km escaso del edificio del monasterio. La mejor época para visitarla es cuando están los nenúfares en flor, en los meses de junio – julio (un auténtico espectáculo digno de verse). Hay un paseo de madera que nos permite disfrutar de todo el entorno que recorre la mitad de la laguna. Esperemos que algún día se pueda acabar y poder disfrutar de la belleza de la laguna al completo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code