Los colores de la Maragatería

Este puente de difuntos es la época apropiada para hacer una escapada a la provincia de León. Tan cercana y tan diferente de Galicia, donde el otoño alcanza un color particular. Es difícil describir las sensaciones que producen sus paisajes, su luz y, sobre todo, su gente. Este fin de semana descubrimos unos personajes muy peculiares a la vez que entrañables. Poco a poco los iréis conociendo a lo largo de este reportaje y nos vais a permitir que les dediquemos este apartado del blog. Va por vosotros: Fernando, Rubén y Javier.

Nuestra primera parada, por supuesto después de visitar Astorga (que todos conocemos de sobra, por lo que no hace falta hacer ninguna reseña especial porque todo es destacable en un pequeño paseo por esta ciudad), es el Val de San Lorenzo, cogiendo la salida de la autovía en dirección Madrid con este nombre. Famoso por sus mantas, aunque cada vez hay menos tiendas donde se puedan comprar y menos artesanos, todo por culpa de la dichosa crisis. Allí conocimos a Javier, nuestro primer personaje de este viaje: un joven tamboritero maragato, aunque nosotros lo conocimos tocando la campana de la iglesia parroquial del Val de San Lorenzo.

Es una maravilla que gente tan joven siga manteniendo las tradiciones de la zona, para que no se pierdan, y a la vez sea un homenaje a sus mayores. Si consultáis el “Blog del tamboritero maragato”, podéis conocer mucho más de la tradición musical de esta comarca, gracias al trabajo de investigación  y recopilación realizado por  otro joven tamboritero, David.

Al llegar al Val de San Lorenzo, hay que dar un pequeño paseo hasta las afueras, para disfrutar de la iglesia parroquial (no capilla de San Antonio, que está en el centro del pueblo). Descubrimos casas curiosas, un altarcilllo dedicado a San Isidro, reconstruido recientemente, lo cual da que pensar que cuando un pueblo quiere, puede hacer que su identidad no se pierda a pesar de los tiempos modernos que corren, tal como hace Javier.

Continuamos nuestro recorrido hasta nuestro destino final de cada día: Luyego de Somoza, pequeña localidad donde está situado el santuario de los Remedios, patrona de la Maragatería. Se celebra su romería todos los segundos domingos de octubre. Allí dicen que se suelen juntar hasta diez mil personas.

Nuestro alojamiento es la Hostería Camino, un lujo para el descanso y cuyos propietarios son sumamente agradables y acogedores. Tanto Rubén, como su hermano José Luis, dan todo tipo de información sobre lugares a visitar en la zona. La posada está decorada con exquisito mimo y disponen una tienda de antigüedades. Las vistas al monte Teleno (famoso en León por sus leyendas) son espectaculares.

 Un auténtico descubrimiento de Luyego es Fernando de la Fuente, propietario junto con su mujer, de Casa Kika, otro alojamiento rural muy bien de precio, en el que se come de maravilla.

Seguramente marcharéis de allí con la sensación de haber ganado un amigo más, gracias a su entrega a todos los que pasan por ahí, sean clientes o no. ¡Gracias, Fernando! Preocupado de revitalizar la zona: de nuevo nos encontramos con gente joven, capaz de transmitir el entusiasmo por sus costumbres, el amor por la comarca donde viven y la necesidad de mantener y dar a conocer lugares como Luyego y su entorno. Nos habla de su hermano Luisito de la Fuente, a quien la gente encarga componer todos los años los versos del ramo dedicados a la virgen de los Remedios, y que después se hace cantado por veinte voces. Nos pasa algunos que os ponemos a continuación, como muestra:

“Cuatro siglos de alegría
a este pueblo tú le has dado
gracias por estar aquí
y tenernos a tu lado.
Todos queremos alzar
las manos y amar
a la que nos ha amado.”

 

 Continuamos ruta hacia Santa Colomba de Somoza, nos encontramos con paisajes magníficos, tal como se puede observar en las fotografías que hemos tomado, camino del Bierzo. Pero ese será otro apartado del blog que próximamente publicaremos.

 

Viendo estas fotos, entenderéis perfectamente el título de la entrada, por qué el otoño es una época ideal para visitar esta comarca.

 Como veis, es un viaje impactante por su gente, por su paisaje, por  su color, aunque dé mucho trabajo… Es un verdadero placer, pero seguimos trabajando en el blog para nuevas entregas, que va a ser el Bierzo (camino de  Santiago). Gracias por seguirnos.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code