La toma «irmandiña»

Seguramente no conocéis otra ruta de los castillos en los alrededores de Ferrol. Estos son algo más medievales y con mucha relación con la «revuelta irmandiña«. Como siempre nuestra ruta empieza degustando las pizzas de «El Tropezón» en Cerdido (tienen también otras exquisiteces, pero es que las pizzas son demasiado!). Parece mentira que en un sitio tan pequeño se encuentren tan bellos exponentes de la arquitectura indiana, empezando por su esbelta iglesia parroquial que te impresiona por su altura y elegancia.

Nuestra primera parada es en el castillo de Moeche, realmente hay toda una ruta señalizada (32km) desde Pontedeume a Moeche, llamada la ruta de los castillos.

Todos los años se recrea en el mes de agosto la revuelta irmándiña con la toma del castillo, y se celebra un festival. El castillo suele estar abierto y con visitas guiadas, aunque nosotros no hemos tenido suerte en esta ocasión, lo cual nos llevó después de ver el foso defensivo del castillo, a descubrir la peculiar iglesia parroquial de Moeche. Tiene muchas similitudes con el estilo arquitectónico de las iglesias del país vecino, Portugal.

Continuamos adentrándonos en unos paisajes hermosísimos y cargados de historia para acercarnos al castillo de Narahío. Impresionante su aparición encima de una roca escarpada. Fascina su belleza y la magia del lugar, adentrándonos en toda su historia. Todavía está en restauración, saliendo a la luz restos del primitivo castillo. Aún así existen numerosos rincones llenos de misterio. Una propuesta es sentarse en sus muros y contemplar todo el valle que desde allí se divisa, dejándonos embriagar por su paz. Muy cerca también está el río y una ruta que se puede hacer para los amantes del senderismo.

Aunque no tenga que ver mucho con la ruta de castillos medievales, no queremos pasar por alto en San Sadurniño contemplar la restauración del Pazo de la Marquesa del mismo nombre. Una obra que está realizando el ayuntamiento intentando recuperar algo del esplendor de antaño, del pazo de esta señora que fue madrina de Alfonso XIII, y de la cual hemos hablado en otra entrada del blog dedicada a la iglesia parroquial y a su pintor favorito: Asterio Mañanós. Recordad que podéis contemplar parte de su obra en el interior del monasterio mientras no se acaba la restauración del pazo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code