Cigarróns y mucho más…

Como la provincia de Ourense no hay nada para vivir los carnavales. Las filloas de sangre, la cachucha, los chorizos ceboleiros,… son una pequeña muestra de la gastronomía que se puede degustar en estos días. No recomendamos ningún restaurante porque lo ideal es comer en cualquiera de las casas que te inviten, si tienes suerte, especialmente en casa María José y Rafa. Desde aquí un agradecimiento especial a nuestros anfitriones.

Antes de parar en Verín hicimos una pequeña excursión a Viana do Bolo, villa también muy importante en el Carnaval. Nuestro objetivo era llegar hasta “As Ermitas” pero la nieve nos lo impidió. Esta es ya nuestra segunda tentativa de la temporada de poder hacer una entrada de este lugar, pero volveremos a intentarlo en primavera. A pesar del frío siempre conviene dar un repaso a esta villa que por su enclave es de una singular belleza. Destacamos su castillo y el paseo a lo largo del río.

 

En Verín, además de coincidir con la “batalla de harina” que tiene lugar los lunes de carnaval por la tarde, se puede apreciar el señorío del que disfrutó en otros tiempos. Y si tenéis la suerte de estar el martes de carnaval disfrutad de los “cigarróns” y de su peculiar forma de provocar a la gente y la gente provocarlos a ellos.

En realidad esta es la última parte del “entroido”, que son por así decir como las fiestas patronales de la villa, de la capital del valle de Monterrei. El carnaval en sí comienza el jueves de “compadres”, momento en el que los varones se disfrazan y persiguen y acosan a las “mozas” verinensas. Ya casi es tradicional que el domingo a la salida de la misa de 12:30 de la iglesia de los Padres Mercedarios, se produzca el primer paseo de los “cigarróns” por delante de dicha iglesia. El jueves siguiente (“de comadres”) es donde se toman la revancha las mujeres. Por miles se reunen en distintas cenas de confraternización y después van a la “Casa del Escudo”, donde la reina del Carnaval da el pistoletazo de salida a esta fiesta. Por cierto, es tradición que el mandato de esta reina del Carnaval se prorrogue mientras el “cuerpo aguante”.

No nos olvidemos que también se debe hacer una escapadita a Laza, a unos 19 kilómetros de Verín. Curioso, que siendo Laza tan pequeño siga manteniendo esas tradiciones tan arraigadas, como “las hormigas”, “los farrapos” y sus “peliqueiros”. Dicen que son los más antiguos y sus normas mucho más rígidas que en otros puntos de la provincia. Te llama la atención también en este pueblo sus casas, reducto de lo que fue un pueblo económicamente importante. Además de los carnavales, también es muy interesante la fiesta del “Santo Cristo” en mayo, con personajes bíblicos, altares y con representaciones a lo largo de la procesión de la Santa Cruz que se mantienen desde tiempo inmemorial.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code