Alaejos no está tan lejos…

Continuando con nuestro viaje de fin de semana, otro descubrimiento es Alaejos. Lo primero que te sorprende de este pueblo son sus dos impresionantes torres de sus dos iglesias parroquiales, San Pedro y Santa María. Las dos muy parecidas, del siglo XVI, aunque una un poco más alta que la otra. Pero lo espectacular de las mismas es su interior.

        2013-03-02 13.50.29

Comenzamos por la iglesia de San Pedro, non sin antes agradecer a nuestra guía Mari Ángeles, una colaboradora de la parroquia, y  que es una voluntaria que se encarga de enseñar las dos iglesias, totalmente comprometida con su trabajo y que lo hace fenomenal. Esta iglesia recientemente restaurada, destaca por sus pinturas de la bóveda llamadas “grisallas” (llamada así porque están hechas con tonalidades grises), con diferentes escenas de las vidas de los santos y que se conservan perfectamente, dignas de verse. Su retablo mayor está atribuído a Juan Sáez de la Torrecilla y está fechado en 1603.

DSCN8654

Además en esta iglesia, no dejéis de admirar un Cristo yacente de Ramón Álvarez, famoso escultor zamorano que además pidió que su obra no saliese de la provincia, pero Adalejos debió de permanecer a la diócesis de Zamora en su momento.

DSCN8650

Continuando con nuestra visita no podemos perdernos la iglesia de Santa María. Ésta necesita urgente restauración. Es de estilo renacentista, y lo que más destaca de esta iglesia es su decoración interior. El retablo mayor fue realizado por Esteban Jordán, pero lo que más impresiona es la cúpula que se encuentra sobre éste, donde los elementos mudéjares y renacentistas se unen para componer una gran obra de carpintería del siglo XVI (una de las mejores de la provincia de Valladolid). La decoración en oro y la rica policromía le dan un aspecto espectacular.

DSCN8666

DSCN8660

En el interior de la iglesia, se encuentra el Cristo de la Salud. En el pueblo, en semana santa, en concreto el miércoles santo por la mañana, hay la costumbre de lavar a los santos con vino. En concreto, al Cristo de la Salud se le lavan las llagas, y después este vino se reparte entre los fieles, que guardan para cuando alguien de la casa está enfermo.

DSCN8667

Digno de mención es el artesonado de madera que se encuentra debajo del coro de la iglesia, dejado en blanco y en su parte frontal destacan una serie de bandas en talla plateresca.

DSCN8659

DSCN8670

La visita artística se completa con el santuario de Nuestra Señora de la Casita, patrona de la villa. Es una ermita muy sencilla pero destaca el retablo camarín de la Virgen, del siglo XVIII y muy del gusto de los Churriguera, con profusa decoración (muy barroca: ángeles, guirnaldas, flores,…).

 

Recomendado si os coincide la hora de comer, acercaros al restaurante Puerta Grande en la misma plaza de Alaejos. Trato exquisito, buena comida y muy buen precio (el menú ronda los 12€ y es muy completo). No dejéis de picar algo ahí! También es alojamiento rural.

IMG_1105

Y la especialidad confitera de Alaejos son “las cagadas de gato“. Sólo hay una panadería que las hace, y se llama “La casita“, muy cerca de la plaza. Además de éstas, disponen de otras exquisiteces.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code