Escapada a Peñalba

Una sencilla escapada, incluso de un día, es la que os vamos a proponer. Y tan sencilla que hasta la hicieron unos colaboradores del equipo, de camino a Madrid. No paramos en Ponferrada, porque ya la hemos mencionado de sobra en otras entradas. Nuestro primer destino es la bella villa de Molinaseca, y de ahí continuamos recorrido.

DSCF0016

DSCF0041

Molinaseca es parte del Camino de Santiago, que viene por una ruta de la que ya os hemos hablado, atravesando los montes Aquilianos, descendiendo Foncebadón, Manjarín y la Cruz de Ferro. Tuvo mucha importancia a lo largo de la historia, como paso en pleno Camino de Santiago. Así lo demuestran la cantidad de casas blasonadas y palacios que existen en su calle principal (la Calle Real) que no debéis de perderos, muchas en la actualidad casas de turismo rural. Por cierto, desde aquí un saludo para Jesús y Eva, entrañables anfitriones en la casa rural Pajarapinta, en plena calle Real, y ¡gracias por el espectacular desayuno!

DSCF0013

Interesante: su puente romano, el santuario de la virgen de las Angustias -patrona de Molinaseca- y la propia iglesia parroquial, de San Nicolás de Bari. Pero realmente lo que no debéis de perderos es el bullicio que hay el fin de semana, procedente básicamente de las bodegas que hay en numerosas casas, destino de ocio para muchos ponferradinos, quienes acuden para degustar los caldos de la zona.

Continuamos la ruta hacia Peñalba de Santiago, a las puertas del valle del silencio. El recorrido en coche en sí ya merece la pena, por el paisaje deslumbrante, ideal para un viaje en otoño. Antes de llegar a Peñalba, y poco después de comenzar la subida por la carretera, es bueno desviarse unos pocos kilómetros y acercarse al antiguo monasterio de San Pedro de Montes, en la actualidad en estado de abandono, muy saqueado por las tropas napoleónicas, que provocaron auténticos estragos en el cenobio, aunque la iglesia sigue teniendo culto ahora.

DSCF0052

DSCF0055

El final del trayecto es Peñalba de Santiago, donde acaba la carretera, y que sorprende por su magia y belleza. La leyenda cuenta que San Genadio, obispo de Astorga, cansado de los oropeles y riqueza de la iglesia en ese momento, decide trasladarse con un grupo de seguidores a la vida eremita y austera de los montes Aquilianos. Encontró en este lugar la paz que ansiaba para la oración y la reflexión, utilizando las cuevas del entorno. Sigue la leyenda, con un tono mágico, que a San Genadio le molestaba el ruido del agua al pasar por el valle…, y Dios le concedió que el río pasara por debajo de las piedras para que no le perturbaran en su rezo cuando estuviera en la cueva, y por ello se denomina Valle del silencio.

DSCF0061

DSCF0140

Llama la atención de Peñalba su iglesia mozárabe, espléndida con su doble arco de entrada al tempo y la tumba exterior de San Fructuoso, sobre la cual precisamente se yergue la iglesia, por cierto magníficamente restaurada.

DSCF0132

DSCF0070

Antes de empezar el recorrido de senderismo hasta la cueva de San Genadio, no dejéis de pasear por las calles de Peñalba. Se aprecia la belleza de sus casas, pero al mismo tiempo la austeridad y dureza de la vida de antaño en este pueblo, lo que añade un encanto adicional al lugar.

peñaba 01

DSCF0109

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code